miércoles, 3 de junio de 2009

En memoria de Saulo Estrada, Manuel Orozco y todos aquellos que creen y seguimos creyendo...




















No alcanzamos a decir adios cuando inmediatamente volvemos a la tierra como abono del olvido
cuando regresamos con la sonrisa de quien mira al destino como un juguete nuevo, no alcanzamos a decir adios cuando ya nos nacen flores, frutos, sabia, cuando volvemos a la tierra sagrada y no nos perdemos, no terminamos de darle el ultimo abrazo a esta dimension cuando ya nuestros pies comienzan a danzar y brincar por caminos blancos que llegan al mar, no alcanzamos a decir adios cuando ya nuestro nombre bañado en lagrimas se convierte en el llanto de un recien nacido y volvemos cada dia con una mirada nueva.


Sobre los hechos:
www.el periodico.com.gt/es/20090603/pais/102630


3 comentarios:

Lucha dijo...

lindo y triste

chapintocables dijo...

Muy emotivo!!

Isabel dijo...

Me alegro de haber llegado hasta aquí para poder leer este hermoso texto-homenaje.
No se puede decir más con menos palabras llenas de poesía.

Gracias por las mismas.