lunes, 27 de abril de 2009

Casi cuento de casi invierno...

Después de un baño caliente dormiré mejor, se duerme casi como después de llorar.Esperaba como quien no espera para no desilusionarse tanto al desilusionarse, o aparentaba que no esperaba tanto como esperaba en realidad, en realidad nadie me veía mas que yo, o sea que aparentaba nada más para mi, la mas cruel de mis jueces. Esperaba sin esperar presintiendo nada, con el Jesús en la boca y el Buda en la cabeza, respira, perdona, respira, déjalo ir, déjalo fluir, da la otra mejilla, no da las dos, respira, esto no es la realidad... el espíritu comprimido en una capsula de esas para dormir mejor y evadir, evadir…
Ya se partió el silencio, lo partió el bendito invierno desde el viernes, la primera lluvia llego con lejanos truenos y relámpagos, era una lluvia tibia, húmeda, invitaba…la segunda el sábado llego temprano, cayo salada, no mojaba, era tan triste, este es un invierno bipolar, viene y no viene, cae y no cae, siente y no siente, siente demasiado poco, siente demasiado, demasiado…
10:00pm.
Veo una película entre Argentina y Alemania, quiero verla lejos, sentirme lejos, bebo sorbos aguados de un café aguado, abrazo a mi hijo dawn el libro de Pablo Paredes, reviso la edición dominical de la prensa, le agrego azúcar al café, segundos de debilidad, es un pequeño escalofrió expansivo que llega directo a los ojos, lacrimógena es la debilidad, para mi invierno esto no es nada, son unas cuantas gotas de nada. Esta película esta buena, me salvo la noche, la fotografía me encanta, ¿Cómo será mi fotografía ahora? ¿Que se ve que no veo?

La película trata en general de un niño que mueve cosas con el pensamiento…

Vuelvo a Pablo Paredes y Mi Hijo Dawn…

Los Niños Rotos
Dialogo con Ternura de Gabriela Mistral

Sigo escribiendo “arrullos” con largas pausas, talvez me moriré haciéndome dormir, vuelta madre de mi misma, como las viejas que desvarían con los ojos fijos en sus rodillas vanas, o como el niño del poeta japonés que quería dormir su propia canción antes de dormirse el…
Colofón con cara de excusa, Ternura, Gabriela Mistral.


El niño se da cuenta de que el mundo no lo entendería y nunca más volvió a mover cosas con el pensamiento.

…que mi ropa està sucia, que mi cara esta hinchada y mis ojos están rojos y por las tardes les brilla una hoz y un martillo, que yo tampoco me quiero dormir, que no quiero dormir nunca más en la vida, que quiero estar en los rincones de la calle…
…que estoy amando mucho como para perder el tiempo durmiendo, que si me duermo moriré…


11:00pm.
Es temprano, dormiré temprano, no llovió, no cayo una sola gota, lo mejor , disimule, hice como que si no lo esperaba, ok computer suena y suena, se me sale un poquito de lagrima, esto no le importa al invierno, mañana cada gota será diferente…

4 comentarios:

Rojo dijo...

Yo también la estaba viendo, pero me dormí, tiene idea de como se llama la pelicula. Empieza bien el post, me gusto.

Saludos.

amarillo dijo...

Me gusta la entrada y el final, en algún momento de la narracion me perdi por alguna razón.
Pero al menos yo he tratado de disimular...y aparentar para mi. El invierno ayuda al desahogo.

paola guillen dijo...

Interesante...

PiscisDragon dijo...

La película se llama
Die Tränen meiner Mutter
Las Lágrimas de mi madre

Buenísima y premiada.